València aposta per una alimentació escolar sostenible

Una ONG valenciana desenvolupa en els tres col·legis municipals de la capital valenciana el projecte ‘La Sostenibilitat al Plat’

Es pretén impulsar una transició en els menjadors escolars cap a productes ecològics i de proximitat

Miguel Giménez
05/02/2017

València, capital mundial de l’Alimentació el 2017 i una de les ciutats signants del Pacte de Milà sobre polítiques d’alimentació urbana sostenible, camina cap a l’alimentació escolar sostenible. Almenys, pel que fa a les escoles municipals. Així, en tres menjadors escolars de València –els dels col·legis públics municipals Santiago Grisolía, Fernando de los Ríos i Benimaclet– s’ha engegat un projecte pilot que pretén iniciar aqueixa transició cap a l’alimentació sostenible, apostant per la proximitat en l’origen dels aliments.

D’aquesta manera, el Centre d’Estudis Rurals i d’Agricultura Internacional (Cerai) –una ONG “de caràcter laic, progressista i independent especialitzada en el desenvolupament rural i pesquer sostenible sota l’enfocament de la sobirania alimentària”– ha posat en marxa una iniciativa pionera amb vista a fer possible aquesta transició: ‘La sostenibilitat al plat’. Per a fer-ho, expliquen, hi cal la complicitat de tots els actors implicats: el professorat, les empreses de càtering, els monitors, els pares i, especialment, l’alumnat. L’objectiu és sensibilitzar-los de la necessitat d’apostar per una alimentació sostenible, basada fonamentalment en criteris de proximitat.

“Al menjador escolar solem trobar aliments de fora de temporada, que han recorregut molts quilòmetres abans d’arribar al plat, que vénen envasats i precuinats, etc. En la mesura que els substituïm per aliments locals, frescos i de temporada, apostarem per la salut de l’alumnat i del planeta”, explica Sarai Fariñas, tècnica de Cerai responsable del projecte, que també crida l’atenció sobre la necessitat desmitificar el consum massiu de carn.

Així, apunta, es tracta de decidir què menjar i com menjar, “tenim l’horta, amb productes de primera qualitat, pròxims i a uns preus assumibles, i a menys de dos quilòmetres dels nostres col·legis”.

El mercado del Grau de Valencia
El mercat del Grau de València

Precisament, el cost és un dels factors importants per al desenvolupament d’aquest programa. Per a fer-ho, es durà a terme un estudi de viabilitat, tenint en compte el cost d’aquests productes respecte dels que s’utilitzen actualment: “Hem de veure quina possibilitat hi ha d’ajustar els preus al cost actual del servei”. “De moment, hem trobat les empreses que porten la restauració en aquests tres centres molt receptives i col·laboradores, els ha encantat el projecte i estan conscienciades”, apunta Sarai Fariñas, que considera: “Hem tingut molta sort”.

Fase de diagnòstic

‘La Sostenibilitat al Plat’, que va ser presentat diumenge passat a València al mercat ‘De l’horta a la plaça’ de la mà d’Abel Esteban, coordinador de Menjadors Sostenibles de la Cooperativa Garúa de Madrid, i de representants de les tres escoles implicades, està actualment en fase de diagnòstic i formació a través de xarrades i tallers en què també es pretén recollir les propostes de professors, alumnes, pares, personal de cuina, monitors, etc., que puguen servir per a millorar el sistema.

Posteriorment, s’engegarà en cada un dels tres centres un consell alimentari escolar, en què es tractarà la creació d’una estratègia alimentària sostenible a l’escola: quin tipus de menjador volem. La creació d’aquests consells, prevista per a l’octubre, és el final d’aquesta fase del projecte: “Nosaltres els oferim les eines per a poder implementar els menjadors sostenibles, se n’assenten les bases. A partir d’aqueix moment, el pas següent no depén de nosaltres, sinó de l’ajuntament i de les empreses de càtering”.

Fariñas està esperançada en el fet que aquesta transició puga continuar, de manera que es proporcione als alumnes una alimentació amb productes ecològics i de proximitat, tal com passa ja en alguns llocs del País Basc, Catalunya o Aragó. De moment, el primer pas està fent-se.

http://www.eldiario.es/cv/val/valencia/Valencia-aposta-alimentacio-escolar-sostenible_0_608590039.html

Taula rodona “Cap a on va la política educativa valenciana?”

27 de febrer a València: debat sobre polítiques educatives i presentació del diari de l´educació.  Cap a on va la política educativa valenciana?

Aquesta i altres preguntes tractarem de resoldre el proper 27 de febrer, a les 19 h al Centre Cultural La Nau (c / Universitat, 2, València). L’acte consistirà en una taula rodona amb representants de l’administració i de la comunitat educativa. Hi participaran Beatriu Cardona (professora de l’Escola Oficial d’Idiomes de València i membre del sindicat STEPV), Mar Estrela (mestra d’Educació Infantil i psicopedagoga), Beatriu Gascó (mare d’escola pública i enginyera tècnica agrícola), Anna Marí (subdirectora general d’Ordenació de la conselleria d’Educació), Clara Martínez (mestra de Primària i estudiant de doctorat). Moderarà Maria Lozano, professora d’Educació a la Universitat Jaume I.

Just abans del debat, presentarem davant la comunitat educativa valenciana nostre projecte, El Diario de la Educación, mitjà digital editat des de novembre per la Fundació Periodisme Plural i que s’inspira en El Diari de l’Educació. Pablo Gutiérrez del Álamo, coordinador del primer, i Pau Rodríguez, del segon, presentaran tots dos mitjans.

El Diario de la Educación/Diari de l´educació

Més información en

https://ampaparejofreblog.wordpress.com/escola-de-families-formacio/

No a todos los colegios les parece buena idea la jornada escolar intensiva

El centro público Latina de Madrid ha intentado dos veces sin éxito concentrar las clases por la mañana

El proceso para modificarlo, cuya última palabra es de las familias, ha generado tal tensión en ese colegio que, de momento, no volverá a intentarse

Sofía Pérez Mendoza

08/02/2017 

Las familias del colegio público Latina de Madrid ya han dicho dos veces que no quieren cambiar el horario escolar. Han rechazado la jornada intensiva lo que le convierte en una  rara avis en el  mapa general de España donde sí se ha impuesto con porcentajes cercanos al 100% en muchas comunidades. En la Comunidad de Madrid se dan más resistencias: poco más de la mitad de los colegios públicos tienen este tipo de horario.

El proceso para concentrar las clases en la mañana no solo ha fracasado, sino que ha generado tantas tensiones entre la comunidad educativa que el equipo directivo ha decidido que no volverá a iniciarlo hasta que no haya una propuesta que nazca de las madres y los padres. Hasta ahora, ambas habían venido del grupo de maestros.

“En las dos ocasiones se ha generado mucho mal rollo y al final el debate pedagógico sobre qué es mejor para los niños y las niñas se convierte en otra cosa”, asegura Javier Gómez, director del centro.

El proceso para instaurar la jornada matutina es largo y lleno de burocracia: un proyecto educativo, una comisión, reuniones informativas, mesas electorales… Meses de trabajo. La última palabra siempre la tienen las familias, que votan si están a favor o no del cambio en las urnas. En este colegio ni siquiera llegó a votar el mínimo de censo necesario para que se tenga en cuenta el resultado de las papeletas: dos tercios del total de padres y madres. De los que sí acudieron, más del 80% dijeron que sí.

Solo para poner en marcha la maquinaria se necesita que la demanda salga del Consejo Escolar, donde debe estar apoyada por la mayoría de los representantes de los docentes y también de las familias, y así ha sido en las dos ocasiones. Pero al abrir la lente a los más de 400 alumnos del centro, el pulso se mide de un modo distinto en función de a quién preguntes.

Docentes sospechosos

Algunos profesores sienten que las familias les miran con suspicacia por querer compactar la jornada, aunque en realidad el número de horas son las mismas. “Se malinterpreta. Pensar que queremos trabajar menos es un error porque la jornada lectiva es la misma. Solo trasladamos la hora intermedia, como los niños”, explica María Eugenia, maestra de Infantil del colegio y una de las participantes en la elaboración del proyecto educativo para adaptar la jornada.

Ahora el centro hace una pausa para comer de 12:30 a 14:30 para volver hasta las 16:00. Con el cambio, las clases se harían de continuo hasta las 14:00 –con un par de recreos– con posibilidad de dejar a los menores en el comedor otras dos horas más, además del horario ampliado de las actividades extraescolares. Es decir, la misma horquilla de tiempo. Los maestros, aclaran desde la dirección, no dejarían de trabajar cuando acaba la jornada lectiva sino que deben quedarse una hora más.

“No hablamos abiertamente del tema”

La tirantez no solo se genera con los maestros, sino también entre familias, confirman varias de ellas. “Estoy a favor de la jornada partida y hemos llegado a escuchar argumentos relacionados con que si alguien deja al niño al cole hasta las cinco es un mal padre o madre. Hemos optado como centro por no hablar abiertamente del tema. Yo reconozco que, en función de nuestra idea previa, todas buscamos argumentos que la apoyen. Dudo que nadie en el proceso para votar el cambio vaya a variar su forma de pensar”, afirma Ana María, madre y también presidenta del AMPA del centro.

Susana, del otro lado, piensa que, como le pasa a ella, “los niños y niñas no rinden después de una pausa tan larga”. “Creo que es positivo que se concentre el trabajo intelectual y después a otras cosas. En los institutos de toda España las clases son por la mañana y nadie lo cuestiona”, opina. Desde su punto de vista, las familias que están entrando al colegio en Infantil “ya vienen con otra idea, mucho más favorable a la continua”.

“No hay estudios que demuestren que es mejor cambiar. Y por qué cambiar de una situación que podemos reconocer que no es ideal a otra que tampoco lo sería. El problema no son las horas, que están cubiertas, es el reparto y el sobreesfuerzo”, defiende Ana María, partidaria de que los menores “salgan corriendo cada uno a su casa”. “Temo, además, que se abra un campo de incertidumbre sobre el mantenimiento del comedor y las extraescolares que puede afectar a la conciliación”, añade. Desde el centro aseguran que estos servicios, además del desayuno, están garantizados.

El director del colegio enmarca lo que está pasando en el centro dentro de la “normalidad” del distrito. “De los coles parecidos al nuestro en número de estudiantes solo hay uno que ha cambiado el horario”, asegura Javier. Esa normalidad que se percibe desde dentro, cambia si se mira desde fuera. “Una familia que venía de Andalucía se quedó alucinada con que siguiéramos con jornada partida”, cuenta María Eugenia, que tuvo al niño en su clase. En esta comunidad autónoma, el horario intensivo está regulado por decreto en todos los centros públicos.

http://www.eldiario.es/sociedad/colegio-resiste-implantar-jornada-continua_0_609639858.html

Así son los horarios de los alumnos españoles en comparación con otros europeos

Pese a que la jornada escolar en España ronda las cinco horas diarias, como en muchos otros países, la pausa para la comida alarga el tiempo en los colegios por encima de las medias europeas

La jornada continua se va imponiendo en más escuelas año tras año en medio de un gran debate y pese a que la evidencia científica no la respalda

Los maestros defienden la jornada continua en bloque, mientras entre las familias hay división porque para algunas es un problema hacer dos viajes al colegio y para otras es un problema que el niño salga a las 14.00

Daniel Sánchez Caballero
01/02/2017

Gráfico de StatistaGráfico de Statista

Los alumnos de Primaria de España están entre los que más horas pasan al día en sus escuelas de toda Europa. No hablamos de horas de clase, que también, sino del tiempo que pasan en el centro. Con una jornada escolar de unas cinco horas diarias, España está más o menos en la media de su entorno. Con la jornada partida, los horarios se alargan. Y más con las pausas de comida a la española, que pueden llegar a las dos horas.

Se ve en el gráfico que acompaña esta información. Las cinco horas españolas solo son superadas por las seis de Francia, que básicamente comparte los horarios nacionales. Pero en otros países como Alemania, Reino Unido o Irlanda la comida o no se hace o es mucho más corta, con lo que, a igualdad de jornada escolar, los alumnos salen antes de la escuela.

El debate de las horas, que divide a profesores y familias, planea por tanto otro, el de su distribución. ¿Cómo damos esas cinco horas? ¿De 9 a 14 en jornada continua o de 9 a 16 en jornada partida? Cada curso se da el debate, en los centros familias y profesores votan a favor o en contra. Y no suelen ser amables intercambios de opiniones.

La jornada continua se va imponiendo

La foto fija de la situación muestra que, aunque no hay datos globales a nivel estatal, los hechos sugieren que la jornada continua se va imponiendo paulatinamente por todo el territorio.  En una mayoría de comunidades autónomas (Asturias, Galicia, las dos Castillas, Madrid, Cantabria o La Rioja, entre ellas) ya es la opción a la que se acogen más centros y cada año la balanza se desequilibra más, probablemente por el hecho de que, en la guerra entre profesores y maestros, los primeros están en bloque a favor de la jornada corta, mientras las familias suelen estar divididas.

Lo curioso es que los defensores de una y otra modalidad utilizan los mismos argumentos para apostar por su jornada favorita. “Favorece a los alumnos y la organización pedagógica”, dicen quienes apuestan por la jornada compacta, normalmente el bloque de maestros de Primaria, destinatarios en cierto modo de la medida y a la vez los que están en clase y ven a los chicos. “Es justo al revés”, replican los que se oponen, en general profesores universitarios más teóricos y sin la experiencia docente con alumnos de esas edades. Las familias suelen basar su opinión en lo que les favorece, sin entrar en cuestiones pedagógicas.

Argumentos hay a favor de las dos. Aunque ninguno cuenta con excesivas pruebas que respalden su opción, la evidencia científica disponible apunta a que, pedagógicamente, realizar una pausa a la hora de comer para luego retomar las clases es más positiva para los alumnos que, con el cerebro descansado, rinden más a primera hora de la tarde. Con el otro modelo, las últimas horas de clase se hacen muy pesadas, como explica el catedrático Mariano Fernández Enguita.

Muchos estudiosos lamentan que las supuestas bondades de la jornada continua no tienen base alguna. “La organización de los tiempos y los ritmos influye siempre en el aprendizaje. Los niños y las niñas de 3 a 11 años necesitan momentos de cambio y ruptura que les permitan descansar y recuperar la atención. Y no pueden ser excesivamente breves. [Además], en los recreos los alumnos aprenden cosas tan valiosas como en las aulas”, resume Elena Martín, catedrática de Psicología Evolutiva de la UAM.

‘Maestros vs profesores’

Pero no solo de pedagogía vive el hombre. Sobre la decisión de si mantener la tradicional jornada partida o cambiar a la continua afectan también otros factores, como la conciliación familiar, la oportunidad o incluso los derechos laborales de los profesores.

Entre el cuerpo docente sí existe una defensa a ultranza casi de la jornada continua. Recuerdan los sindicatos sectoriales que nadie habla de trabajar menos horas y señalan la diferencia entre horas de clase, jornada laboral de los maestros y horarios de apertura del centro. Paco García, responsable de Pública de CC OO, explica que el problema es que, con la crisis, muchas consejerías “han abandonado la prestación del servicio post jornada”, lo cual obliga a las familias a buscarse la vida.

Para el catedrático de Sociología de la Universidad Complutense Rafael Feito esta posición de los docentes es “un abuso moral de cierto sector del profesorado”, que alude a razones científicas inexistentes y cuya opinión acaba influenciando mucho a las familias.

Entre unos y otros, las familias creen que precisamente el debate se ha contaminado porque en lo último en lo que se piensa es en los niños. “La lucha sindical va por un lado, las familias por otro. No digo cuál es más importante, pero habría que ver las necesidades del alumnado y tener un debate tranquilo. El resto ya nos adaptaremos”, opina José Luis Pazos, presidente de la confederación estatal de padres CEAPA.

Pazos abre así el otro gran melón, la conciliación. En este asunto sin embargo no hay unanimidad entre los progenitores. García, de CCOO, explica por qué: “Dependiendo del tipo de ciudad o pueblo a las familias les viene mejor uno u otro”, admite. “Si por ejemplo los dos miembros de la pareja están empleados, cuesta mucho llevar y traer al niño dos veces al día a la escuela”, cita.

Lo ha observado Feito. Por ejemplo en Toledo, “padres y madres funcionarios que viven en urbanizaciones desean llevarse a sus hijos a casa a la salida del trabajo”, explica, o las “amas de casa [o padres en el paro] no ven razón alguna para tener que hacer los dos viajes adicionales al colegio que suponen la jornada ordinaria”.

En las grandes urbes o para los progenitores que no tienen la opción de salir de trabajar a mediodía, la jornada continua es una fuente de problemas. “Apelar a la conciliación…”, se extraña una madre de Madrid. “Si la que no está en casa antes de las 6 soy yo”.

Los resultados

En cuanto a resultados escolares, los (pocos) estudios que hay señalan que los alumnos con jornada partida mejoran a los de la continua. Por ejemplo, en Madrid, los centros con jornada matinal obtienen peores resultados (entre medio punto y tres décimas) en las pruebas de evaluación que realiza la comunidad desde hace siete años. En Galicia, un estudio de José Antonio Caride señala que en los centros con jornada continua hay entre un 10% y un 20% más de fracaso escolar. Aunque, con estos estudios, siempre se matiza que no está claro que esta sea la causa: podría ser que estos colegios ya tuvieran peores resultados antes de cambiar el tipo de jornada.

En cualquiera de los casos, el debate está para quedarse. Aunque de momento parece que van ganando los partidarios de la jornada continua (aunque solo sea porque cada vez más centros la adoptan pero ninguno la revierte una vez asumida), en regiones como Euskadi, Cataluña o Aragón, por ejemplo, casi no se da.

http://www.eldiario.es/sociedad/Espana-paises-europeos-ninos-Escuela_0_607889419.html