Secretariado Gitano denuncia la segregación escolar de los niños

La fundación ha puesto en marcha una campaña para visibilizar esta discriminación.

La Fundación Secretariado Gitano (FSG) ha denunciado este domingo la segregación escolar que sufren miles de niños gitanos y ha lanzado la campaña “No quiero una escuela segregada” para concienciar sobre el efecto negativo que esta discriminación tiene en la educación de los menores.

Con motivo de la celebración hoy del Día Internacional del Pueblo Gitano, la FSG ha recordado que la segregación escolar vulnera el derecho a la educación del alumnado gitano y perpetúa la discriminación y la desigualdad.

Así, ha puesto en marcha esta campaña para visibilizar esta discriminación que afecta a miles de niñas y niños gitanos en ciudades de toda España.

Ver imagen en Twitter

F.SecretariadoGitano
@gitanos_org
 

Según la LOMCE, “las Administraciones garantizarán una adecuada y equilibrada escolarización del alumnado”. Porque es ilegal, http://www.noquierounaescuelasegregada.org 

La segregación escolar es una práctica discriminatoria que consiste en agrupar a alumnado con similares características en determinados centros, aulas o líneas educativas y España, según la fundación, es uno de los países señalados por los organismos internacionales por incumplir las recomendaciones para corregir una situación.
 

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa (ECRI), el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, o más recientemente el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en informes recientes de este mismo año, muestran su preocupación por la segregación escolar y urgen a España a tomar medidas que aseguren una distribución equitativa del alumnado gitano e inmigrante.

La Agencia de la Unión Europea de Derechos Fundamentales (FRA), en su último informe, señala la segregación en centros escolares y en aulas de alumnado gitano como una de las principales barreras que limitan su inclusión social.

Además, según la encuesta europea EU-Midis II (Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea), en España un 31 % de niños y niñas gitanas asisten a centros con alta concentración de alumnado gitano.

No quiero una escuela segregada

Por eso, con el hashtag NoQuieroUnaEscuelaSegregada, la campaña pretende sensibilizar a la sociedad y especialmente a los poderes públicos sobre una situación “injusta que tiene consecuencias graves sobre la calidad de la educación, reduce las oportunidades de aprendizaje de niñas y niños gitanos, afecta a la cohesión social y al conocimiento mutuo, y perpetúa la discriminación y la desigualdad”.

“Desde la Fundación Secretariado Gitano apelamos a los poderes públicos a poner en marcha medidas para revertir esta situación, y que el Pacto Educativo incluya la erradicación de la segregación escolar como uno de sus objetivos”.

Vídeo

https://widget.smartycenter.com/webservice/embed/10248/2681405/630/354/0/0/0/100/1/1

El vídeo describe cómo una familia gitana no es bien recibida en un centro al que acude para conocerlo en una jornada de puertas abiertas y es derivada a otro centro, este sí segregado, con comentarios del tipo “este encaja mejor para vuestro perfil”, “se adapta mejor a sus necesidades”, “aquí estáis en vuestro entorno” o “total, si al final dejarás los estudios”.

FSG ha denunciado además que, a pesar de los avances sociales conseguidos en las últimas décadas, las personas que forman este colectivo siguen siendo “ciudadanos de segunda”.

Ciudadanos de segunda

Han lamentado que a pesar de los pasos que se han dado en el reconocimiento institucional de la comunidad gitana, “gran parte de los gitanos y gitanas siguen viviendo situaciones de grave desigualdad, exclusión y segregación, respecto al conjunto de la ciudadanía”.

“Continúan siendo el grupo social más rechazado y discriminado, tanto en España como en la Unión Europea”, han denunciado tras afirmar que el pueblo gitano sigue excluido de los procesos de participación social de los que disfrutan el resto de ciudadanos en la sociedad actual.

Entre ellos, se han referido al derecho a una vivienda digna, a la educación o a un trabajo y a unas condiciones laborales equitativas y satisfactorias, y han subrayado que hacen falta políticas que realmente protejan, promuevan y defiendan los derechos de las personas, también de las minorías y de los grupos socialmente más desfavorecidos.

Ver imagen en Twitter

https://www.huffingtonpost.es/2018/04/08/secretariado-gitano-denuncia-la-segregacion-escolar-de-los-ninos_a_23405820/

“Perdimos el tren de la Ilustración y el de la Industrialización. Si perdemos el de la educación seremos el bar de copas de Europa “

José Antonio Marina habla de los impedimentos para cerrar el Pacto Educativo en una conversación que ataca los problemas endémicos del sistema y del camino que sigue el mundo de la formación para convertirse en un gran negocio privado

Sandra Vicente26/3/2018

El filósofo, pedagogo y escritor, José Antonio Marina, conocido por la Universidad de Padres o por la redacción del Libro Blanco de la Profesión Docente está sentado en un sillón de piel de una sala del Palau Macaya de Barcelona. Nos encontramos poco antes de su conferencia ‘Felicidad y Perfeccionamiento’, dentro del ciclo ‘transhumanismo’ que se celebra en este mismo espacio, organizado por la oficina del Club Roma a Barcelona, ​​conjuntamente con la Obra Social ‘la Caixa’.

Si bien Marina tiene buena parte de su pensamiento dedicado a la ética y el papel de las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial, poco hablamos de este transhumanismo que da nombre al ciclo, y la entrevista versa más sobre el Pacto educativo que no acaba de cerrarse y raíz del cual la Universidad Antonio Nebrija le pidió escribir el Libro Blanco sobre el Pacto educativo para que “los cambios surjan de la sociedad civil, y no de los partidos políticos que no han pisado una aula. Que no se note sólo el BOE sino en las escuelas”.

‘Perfeccionamiento y felicidad’ son dos conceptos complejos y ambiciosos. Empezando por el perfeccionamiento, argumenta que este no debe nacer a la esfera política.

Ha habido una equivocación en las administraciones educativas, sean nacionales o autonómicas, de ahora o de hace veinte años. Los políticos piensan que si cambian la ley, cambian la educación, pero esta cambia cuando cambia lo que sucede dentro de las aulas. Muchas veces, desde que se aprueba una ley hasta que llega a la escuela, si es que llega, va diluyéndose por el camino. ¿Qué pasó con la Logse? Era una buena ley, pero no había dinero para ponerla en práctica. Aprobar una buena ley que no se cumple es peor que no aprobarla, porque se machaca una oportunidad de cambio.

La política tiene que acercarse a las aulas y pensando en los que están alrededor que, en primer lugar, son los alumnos. Van a la escuela por influencia familiar, económica y cultural y eso les determina más que el sistema educativo. Debemos cuidar de dónde vienen, pero también quién los atiende. A los profesores y directores de escuela en España nunca se les ha dado importancia. Al igual que a los inspectores: los buenos están muy quemados porque se les usa como policías, para lograr que se cumplan las leyes, cuando deberían ser asesores pedagógicos.

¿Cómo se puede dar impulso al cambio educativo desde la política, pues?

Uno de los problemas de la educación es que en el fondo no interesa a nadie. Cuando miras las encuestas del CIS, entre las preocupaciones de la ciudadanía nunca aparece la educación. Los políticos piensan: si no interesa a los ciudadanos ¿por qué me tendría que ocupar yo?

Si consiguiéramos que la educación apareciera en el CIS durante tres o cuatro meses seguidos, las leyes cambiarían a toda pastilla. Hay una indolencia que se demuestra mirando el Pacto Educativo. No soy pesimista al respecto; de hecho, soy tan optimista que pensé que antes de las elecciones se firmaría una hoja de ruta. Sólo una hoja comprometiéndose a cosas que venían bien a todos los partidos: el PP le convenía porque se decía que no se podía cambiar la Lomce hasta que no hubiera otra ley. En cambio, tenía que ceder y reconocer que era una ley de transición que había que cambiar ya, lo que daba la razón a PSOE y Podemos. Pero al mismo tiempo se les decía que no era suficiente con comprometerse a cambiarla, sino que tenían que hacer una propuesta en firme.

Por lo tanto, la idea era hacer un Pacto Educativo en seis meses; decían que eran pocos pero si yo pudiera encerrar a todos los partidos en una casa en la montaña todo un fin de semana, saldría. Porque está todo más que hablado. Redactando los papeles por el Pacto Educativo analicé por qué no habían funcionado todos los intentos de pacto hasta la fecha y cómo se habían resuelto los problemas en otros países. En cada caso el impedimento ha sido diferente, pero siempre ha habido alguien que se ha levantado de la mesa de negociaciones. Por eso tenía claro que el Pacto no vería la luz, el único que no sabía aún era qué partido lo impediría y por qué.

Vimos filtrar muchísima documentación para dar una base sólida para el diálogo y para que los políticos pudieran hablar pero el asunto se fue dejando. Ahora se ha creado una subcomisión en el Congreso, que me parece un procedimiento completamente inútil, y así estamos de nuevo: sin saber y con todo paralizado. Yo había planteado un Pacto en seis meses y en un año y medio una nueva ley. Pues ya hemos perdido una legislatura, empezaremos otra con la idea del pacto y la volveremos a perder. El problema real es que hay chicos que entrarán y saldrán del sistema educativo en esta precariedad y no lo merecen.

¿Cuáles son los problemas que han estado impidiendo el Pacto?

Temas recurrentes: si la educación pública debe ser toda de gestión pública o si hay espacio para la concertada. Si son las familias, las escuelas o los gobiernos los que deciden los planes educativos. Las discusiones sobre la financiación o qué pasa con la religión. Hasta dónde llega la libertad de los centros. ¿Qué competencias tienen las comunidades autónomas?

Y el profesorado y la dirección son aspectos claves a los que nadie presta atención: la formación de los docentes es imprescindible. En otros países no es un tema que se tenga que debatir porque todo el mundo entiende que la de maestro debe ser una profesión de élite.

Debemos enfrentarnos a estos problemas. El PP dice que no hay dinero para subir la inversión a más de un 4,2% y puede ser incluso que baje al 3,9. Y en cambio Podemos dice que necesitamos un 6 o un 7%. Si no podemos mejorar la educación hasta que llegamos a esa cantidad, dale años. Nosotros creemos que con el 5% podemos tener un buen sistema educativo y es una cifra razonable porque ya la hemos tenido.

Recogiendo la reflexión de los maestros, parece que no prestamos atención a los protagonistas y solo se habla de educación cuando hay alguna polémica. Cuando toca defender la escuela mucha gente sale a la calle, pero enseguida deja de ser un tema capital.

Con la educación nos pasa como con Santa Bárbara; sólo la recordamos cuando truena. Cuando salen los resultados PISA durante un tiempo no se habla de otra cosa. Nos quejamos un rato de que los maestros no hacen bien su trabajo y nos olvidamos. Cuando hay noticias tristes o negativas relativas a los jóvenes, “¿dónde está la escuela?”. Pregunta recurrente unos días y después no se habla más. Esto es porque no hay interés y no tomamos suficientemente en serio lo que supone la educación para la vida de una sociedad.

Ahora estamos entrando, ya no en la sociedad del conocimiento, sino del aprendizaje, que se rige por una ley implacable: toda persona, empresa, institución o sociedad, para sobrevivir, necesita aprender a la misma velocidad a la que cambia el entorno. Durante mi generación vinieron las nuevas tecnologías y nadie nos preguntó si queríamos aprender; y estas situaciones cada vez se darán más deprisa y tenemos que mantener el aprendizaje a todos los niveles de la vida para no marginar seleccionados.

España perdió el tren de la Ilustración y el de la Industrialización. Si perdemos el de la educación, Barcelona está condenada a convertirse en el bar de copas de Europa. En cambio tiene que luchar por ser la capital científica; este es el camino, aprendiendo todo el tiempo de quien sea. La inteligencia de una nación se mide por la cantidad de dinero que invierte en entrenadores de fútbol y la poca que dedica en grandes maestros.

Parece que cuando se habla de innovación la responsabilidad siempre recae sobre los maestros y no se habla del sistema. Como si los árboles no nos dejaran ver el bosque.

Es un problema porque hay maestros que lo hacen fantásticamente y es muy meritorio pero su acción es muy limitada. Debemos cuidar a estos buenos profesionales para que puedan generar proyectos de grupo a los que podamos apoyar como sociedad. Porque ya hay escuelas que no pueden mantenerse solas y hay empresas que comienzan a comprar centros porque se están dando cuenta de que la educación será el próximo gran negocio.

Según las últimas cifras, en 2015 la formación movió 4,3 billones de dólares. Que es cuatro veces el PIB español y las empresas, que están llevadas por gente muy lista y con mucho capital, se están posicionando para hacerse con ello. Me preocupa mucho ver a alumnos míos, muy brillantes, que con cuarenta años todavía no han tenido nunca un trabajo estable. Y es que ahora las empresas no dan importancia a los títulos sino al proceso educativo. Buscan gente que haya hecho su carrera, que tenga dos años de un grado, dos cursos de no sé qué y que además hayan estado haciendo voluntariado en África.

A priori abandonar la fiebre de las titulaciones no debería ser negativo, pero en el actual sistema académico ¿esto no es demasiado elitista?

Exige muchísimo esfuerzo; no hay un sistema que apoye esta demanda y tenemos una universidad muy estática, casi con autismo. Y los que salen perjudicados son los estudiantes, que no encuentran salidas. Y eso no es problema sólo de la educación universitaria. No hemos sabido organizar y planificar la FP. La educación tiene una falla sistémica de gestión; no hay nadie que se lo tome en serio y hay gente muy poco cualificada para llevar un sistema tan complejo, tanto que escandaliza.

¿Piensa en carteras de educación más tecnócratas?

En educación sí. Debemos fijarnos en lo que hacen en otros países, no tenemos que inventar la rueda. ¿Dónde hay un buen sistema educativo? Inglaterra lo hace muy bien. En Formación Profesional destacan Austria y Alemania. También Finlandia, por supuesto, o Polonia, que ha dado un salto de gigante. Todo el mundo tiene interés en hacerlo bien, pero cuando Méndez de Vigo es nombrado y te dice que no sabe nada de educación pero que está aprendiendo muy deprisa ves que no va bien. Debemos tener gente que venga aprendida de casa.

Volviendo a la pregunta inicial. ¿Cómo se liga todo este perfeccionamiento con la felicidad?

Tenemos que decidir por qué queremos formar las personas. ¿Para que tengan trabajo? ¿Para que sean buenos ciudadanos? Las queremos educar para que sean felices. La felicidad se ha puesto de moda: Coca-Cola tiene su instituto de la felicidad y planteárselo así es una tontería. Queremos que nuestros hijos sean felices, pero ¿qué significa esto? Hay dos dimensiones de la felicidad. Una es la psicológica, que es un estado de ánimo agradable donde me gustaría mantenerme, donde disfruto y no echo nada en falta. Pero cuidado, porque esto es individualista y subjetivo: Jack el Destripador consideraba que lo bonito de la vida era destripar a la gente.

El concepto que encuentro más interesante es el de la felicidad objetiva, que es lo que mide el índice de Felicidad de la ONU, que no tiene que ver con cómo me siento sino en las situaciones que considero óptimas para vivir, que me ayudan a mantener mis expectativas vitales. Una sociedad justa, que ayude a quien lo necesite, no violenta. La educación es la encargada de formar por esta felicidad objetiva y, después, ya nos podemos preocupar de la subjetiva.

http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2018/03/26/perdimos-el-tren-de-la-ilustracion-y-el-de-la-industrializacion-si-perdemos-el-de-la-educacion-seremos-el-bar-de-copas-de-europa/

Les Ampes rebutgen que una empresa accedisca a les dades de les famílies que demanen beques

Soler garantix la confidencialitat del tractament de les sol·licituds d’ajudes i assegura que Educació recorre a treballadors externs «des de 2005»

Rafel Montaner València 06.04.2018 | 01:20

Puig, Marzà y Soler, en el comedor del CEIP Cremona de Alaquàs.

 
Puig, Marzà i Soler, en el menjador del CEIP Cremona d’Alaquàs.EFE
 

«A les famílies ens preocupa molt que les nostres dades personals els tinga una empresa privadaencara que estiga obligada a complir la Llei de Protecció de Dades», advertix Màrius Fullana, president de la Federació d’Associacions de Mares i Pares (Fampa) de la província de València, la principal federació de l’escola pública amb més de 600 Ampa associades. Esta és la reacció de Fampa-València a la informació publicada ahir per Levante-EMV que una empresa externa tractarà dades confidencials de les més de 250.000 famílies valencianes que cada curs sol·liciten la beca de menjador i transport que convoca la Generalitat així com també de les ajudes anuals a l’alumnat d’Educació Especial i al de Batxillerat i FP que concedix el Ministeri d’Educació però tramita el departament del conseller Vicent Marzà.

La Conselleria d’Educació ha tret a concurs públic per 856.537,66 euros el servici de revisió, control i justificació de les sol·licituds de beques durant els pròxims 24 mesos. Fampa València rebutja esta externalització. «Defenem els servicis públics i este és un més. Si la conselleria necessita més plantilla per a gestionar les beques hauria de contractar gent directament, no privatitzar el servici», assenyala Fullana.

El secretari autonòmic d’Educació, Miquel Soler, assegura que este recurs a empreses privades per a «bàsicament gravar les dades de les sol·licituds de beques» ho fa la conselleria «des de 2005». Esta és la primera vegada que ho licita el tàndem Compromís-PSPV al capdavant de la conselleria, doncs l’últim concurs públic data de 2014. Les cinc licitacions realitzades han sigut sempre per dos anys més altres dos de pròrroga.

Soler justifica la necessitat de recórrer a personal extern «davant la falta de personal». «Amb el personal estructural de la conselleria no tenim suficient per a atendre l’acumulació de tasques que generen les beques, per la qual cosa necessitem reforços temporals», afig.

El pic de demanda que suposa tractar en tres mesos les 250.000 sol·licituds de beques que s’esperen enguany «amb personal propi no es pot afrontar ni ací, ni en cap lloc», subratlla Soler assenyalant que altres autonomies com Andalusia i Extremadura també contracten empreses externes per acumulació de tasques.

Soler explica que per a atendre estos pics de treball la conselleria té dos vies: «contractar personal per borsa de treball, si hi ha, com ja vam fer durant tres mesos per a gestionar els chequelibros del programa de gratuïtat de llibres de text XarxaLlibres, o licitar amb una empresa dits treballs». «Els dos procediments són igual de vàlids, doncs tots dos són públics», destaca. Preguntat per què no recorre a la borsa en lloc d’externalitzar el servici, Soler respon: «Si volem incrementar les beques, no podem deixar de fer-ho».

«Es limiten a gravar dades»

El número 2 de la conselleria nega que la licitació siga una privatització de la gestió de les beques: «cap dels treballadors de l’empresa fa tasques de funcionari ni barema sol·licituds, es limiten a gravar les dades de les instàncies baix els ordes del funcionari».

Sobre l’accés a les dades personals de les famílies, Soler garantix la confidencialitat de les mateixes: «l’empresa adjudicatària no accedix a cap llistat de dades ni es porta les sol·licituds de beques. Els seus treballadors van a les Direccions territorials d’Educació i introduïxen en els ordinadors de la conselleria les dades de les sol·licituds de beques, que en cap moment ixen fora». «Estan obligats per contracte -insistix- a respectar la confidencialitat de les dades i, si no ho fan, s’arrisquen a una sanció molt forta».

http://val.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/04/06/ampa-rechazan-empresa-acceda-datos/1700471.html