La segregación escolar, un mal evitable

Por Xavier Besalú

La no intervención, la lógica de mercado o el paso del tiempo no eliminan la segregación, más bien, la alimentan. Poderes públicos y sociedad debemos corregirla e impedirla.

Hablamos de segregación escolar cuando en un mismo barrio o ciudad, sus centros educativos escolarizan mayoritariamente un determinado perfil de alumnado (socioeconómica o culturalmente connotado) que no se corresponde estadísticamente con la composición socioeconómica y cultural de la población de la zona en que se encuentran ubicados. Es decir, que algunos centros acumulan alumnado perteneciente a sectores sociales poseedores de un capital social e instructivo por encima de la media, mientras que otros concentran alumnado perteneciente a sectores sociales desfavorecidos (pobres, en general y, en particular, gitanos e hijos de familias inmigrantes). En uno y otro caso forzaríamos hasta lo imposible las funciones sociales de la educación que, al cabo, no son menos importantes que sus funciones individuales: ni los llamados centros-santuario (mayoritariamente privados y privados concertados), ni los centros guetizados o estigmatizados (mayoritariamente públicos) preparan adecuadamente a su alumnado para vivir en sociedades plurales, multiculturales e inclusivas: todos tenemos derecho a hacer nuestra vida en la ciudad, sean cuales sean nuestras capacidades y discapacidades, nuestras diferencias y singularidades. El objetivo del combate contra la segregación escolar es, pues, bien claro: que el alumnado de los centros de una misma zona o ciudad tenga una composición similar entre ellos, y que se corresponda con la de la propia zona o ciudad. Ni más, ni menos.

¿Por qué no es buena, ni deseable la segregación escolar? En primer lugar, porque afecta negativamente al rendimiento del sistema: los resultados globales de los sistemas educativos más segmentados (bien porque separan tempranamente al alumnado, bien porque funcionan como un cuasi mercado, bien porque no tienen entre sus prioridades la inclusión) suelen ser peores que los de los sistemas más comprensivos e inclusivos. En segundo lugar porque, como parece obvio, no socializan adecuadamente a su alumnado, pues éste ni tiene un conocimiento directo de la diversidad existente en su ciudad, ni puede hacer en la práctica un aprendizaje vivencial de la convivencia y la gestión de los conflictos, ni prepara para vivir en la sociedad realmente existente más allá de la escuela, ni fomenta una mínima cohesión social. Y, en tercer lugar, porque condiciona en gran manera la trayectoria  educativa, las expectativas y los logros del alumnado más necesitado de que el sistema compense las desigualdades educativas con que accede a él.

La causa más evidente de la segregación escolar es, sin duda, la segregación urbanística y residencial, la existencia de barrios y distritos connotados socioeconómica y culturalmente, su débil heterogeneidad, la distancia en términos de renta familiar disponible entre ellos que, en algunos casos, alcanza límites insostenibles. Es imposible un combate serio y estructural contra la segregación escolar sin abordar con criterios más equitativos la planificación urbana, la construcción de viviendas, la dignificación y esponjamiento de las zonas más degradadas, desconectadas y empobrecidas, y la transformación de las ciudades en términos de calidad de vida equivalentes, sea cual sea el lugar donde se viva. No es tarea fácil, pero si para educar a un individuo se necesita a toda la tribu, para socializar y culturizar a las generaciones jóvenes toda la ciudad debe ser potencialmente educadora.

Pero la segregación residencial no es la única causa de la segregación escolar. También las políticas educativas, especialmente las relacionadas con los procesos de admisión y matriculación de nuevo alumnado, tienen su responsabilidad. Algunas de ellas son de carácter paliativo, pero no por ello tienen menos impacto. Nos referimos a los criterios complementarios de priorización de las solicitudes, a la utilización de la reserva obligada de plazas para alumnado con necesidades educativas específicas, a la evitación de la sobreoferta en una zona determinada, a la regulación de las ratios en función de la demanda previsible… Pero las más significativas son de otro orden. 

Una primera constatación es la de que cuanta más oferta privada (concertada o no) se da en un territorio determinado más desequilibrada acaba siendo la composición escolar de los distintos centros. Lo que se sigue es que, para corregir la segregación escolar, es imprescindible incrementar la oferta pública en aquellos barrios donde, por razones históricas y sociales, ésta resulta insuficiente; no es de recibo, por ejemplo, que en algunos distritos de la ciudad de Barcelona la oferta pública en educación infantil y primaria no llegue ni a un tercio de la total (sería el caso del Eixample, les Corts y Sarrià-Sant Gervasi) y en educación secundaria obligatoria las cosas sean incluso peor.

La segunda evidencia es que el “derecho” a la elección de centro escolar por parte de las familias en ningún caso puede ser considerado un derecho absoluto, estrictamente individual y no sujeto a limitación alguna, porque está claramente condicionado por la oferta disponible, tiene implicaciones colectivas (la investigación al respecto demuestra que tiene un papel determinante en la segregación escolar) y entra en conflicto con la misma Constitución española, que afirma que corresponde a los poderes públicos remover los obstáculos que impidan o dificulten las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas. Solo ordenando, limitando y condicionando este “derecho” por parte de las administraciones educativas será creíble su lucha contra la segregación escolar.

Y, en tercer lugar, la lógica competitiva a la que se impele a los centros de una misma zona o ciudad (públicos y privados concertados), que les conduce a poner de relieve sus diferencias –reales o inventadas- (de proyecto, de instalaciones, de resultados, de valores adicionales…), a dirigirse de manera sutil pero eficaz e inteligible a un determinado tipo de familias (y a evitar con mil argucias al alumnado con más necesidades educativas) en las jornadas de puertas abiertas o en los distintos canales de información, publicidad y marketing existentes, constituye también un elemento importante en este juego de influencias. Eso, cuando las condiciones de escolarización son equivalentes en calidad, porque si las desigualdades son evidentes lo que cabe es corregirlas de inmediato.

En resumen, la segregación escolar es evitable si todos, poderes públicos y sociedad en general, nos ponemos de acuerdo en que es perniciosa y tenemos voluntad y nos empleamos a fondo para, primero, corregirla y después, impedirla. La no intervención, la lógica del mercado, el simple paso del tiempo, ya hemos podido comprobar que, más que combatirla, la alimenta.

 Xavier Besalú es profesor de Pedagogía de la Universidad de Girona

http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2017/01/10/la-segregacion-escolar-un-mal-evitable/

Estos són els col·legis que votaran la jornada escolar intensiva el 25 d’abril

Solament cinc centres concertats demanen passar el pròxim curs a l’horari que concentra totes les classes de 9 a 14 hores

Rafel Montaner València 11.04.2018 | 17:07

La Conselleria d’Educació ha autoritzat que dimecres que ve 25 d’abril un total de 162 col·legisd’Infantil i Primària convoquen a les famílies dels seus alumnes perquè voten l’horari escolar dels pròxims tres cursos. Solament cinc d’estos col·legis són concertats, amb el que la jornada intensiva que concentra les cinc hores diàries de classe de 9 a 14 hores seguix sent una aposta majoritària de l’escola pública mentre que els col·legis privats sostinguts amb fons públics preferixen el tradicional horari partit de demà i vesprada.

Este curs ja compten amb jornada contínua 522 dels 1.337 col·legis d’Infantil i Primària de la Comunitat Valenciana, el 39 %, però el repartiment és molt desigual tant per tipus de centre com per províncies. Des que el departament del conseller Vicent Marzà va obrir la porta a la jornada contínua en 2016 més de la mitat de col·legis públics han adoptat este horari prèvia aprovació de la majoria dels pares i mares d’alumnes. Així, este curs 2017-18 són 504 dels 956 col·legis i escoles infantils públiques (el 53 %) els que han incorporat la jornada contínua. Tanmateix, en l’escola concertada la jornada contínua seguix sent marginal amb sol 14 de 381 col·legis, no arriba al 4 %.

Per províncies, Alacant és un clam en favor de la jornada intensiva amb el 73 % de col·legis que ja estan en este horari, 341 de 468. A Castelló i València esta opció encara és marginal. En el nord de la Comunitat prop d’un de cada quatre col·legis (24%) té jornada contínua, 44 de 180. A València són encara un de cada cinc col·legis (20 %), amb 137 de 689.

Amb les votacions autoritzades ara per la conselleria, després d’aprovar els projectes presentats, la major expansió de la jornada intensiva es donarà a València amb 135 col·legis que demanen este horari, solament un d’ells concertats. En les eleccions del passat curs els pares van aprovar el nou horari matinal en dos de cada tres col·legis en els quals conselleria va autoritzar les votacions. A Alacant Educació permetrà votar a 28 col·legis, quatre d’ells concertats. A Castelló es votarà en 22 col·legis, tots ells públics.

L’abstenció dels pares equival a donar suport al no

Les condicions per a aprovar la jornada intensiva no canvien, doncs es manté l’exigència del 55 % de sís del total del cens de pares i mares. En la pràctica, en prevaler el sí sobre el total del cens en honor de la cerca del major consens, l’abstenció equival a donar suport al no. La gran novetat respecte al curs passat és que la conselleria ha frenat que el col·legi on les famílies no aproven el canvi d’horari puga repetir any rere any la votació, la qual cosa fractura la comunitat escolar. Ara, tant si s’aprova o no la modificació de la jornada escolar, no es podrà repetir la votació fins a transcorreguts tres cursos.

El 26 d’abril es produirà la remissió dels resultats de l’escrutini de la consulta a les famílies sobre l’adopció del Pla específic d’organització de la jornada escolar a la Direcció general de Política Educativa. Amb açò, abans que dijous que ve 17 de maig s’òbriga el període d’admissió de l’alumnat per al pròxim curs 2018-9, totes les famílies que busquen col·legi sabran quin tipus de jornada escolar oferirà a partir de setembre cada centre.

Les famílies han de saber que els col·legis amb jornada intensiva estan obligats oferir una hora i mitja diària activitats extraescolars per a tots els alumnes, especialment per a aquells xiquets les famílies dels quals no puguen arreplegar-los abans de les 17 hores. Estes han de ser amb caràcter general gratuïtes, però el pròxim curs també podran ser de pagament si així ho acorda el col·legi.
 
Les condicions que ha introduït la conselleria és que si el centre implanta extraescolars de pagament han de ser a un preu màxim per alumne i activitat de 18 euros mensuals. No hauran de tindre caràcter lucratiu. És a dir, que el col·legi solament podrà repercutir a les famílies el cost de l’activitat. A més, no podran excloure cap xiquet o xiqueta «per motius econòmics». Per a complir açò últim, els becaris de menjador estaran exempts del pagament. D’altra banda, el consell escolar de cada centre estudiarà l’extensió de la gratuïtat a l’alumnat no becari que estiga en unes condicions socioeconòmiques desfavorables.

http://val.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/04/10/total-162-colegios-votaran-jornada/1702387.html

CEAPA, tras dos años sin reuniones con representantes del Ministerio de Educación, traslada al Secretario de Estado, Marcial Marín, su desacuerdo con el borrador de los Presupuestos Generales del Estado y el recorte en materia de Educación

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) se reunió en la mañana de ayer, miércoles, con Marcial Marín, Secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades de España, y con Marco Aurelio Rando, Director General de Evaluación y Cooperación Territorial. 

Desde CEAPA, mostraron su malestar por la escasa comunicación entre el Ministerio de Educación y la confederación más representativa de padres y madres, ya que en dos años no habían mantenido reunión alguna. Ante esta denuncia Marín se comprometió a tener encuentros periódicos cada seis meses para escuchar las inquietudes y preocupaciones de los padres y madres de los alumnos de la enseñanza pública.

Una de esas inquietudes que trasladaron al Secretario de Estado de Educación es su total desacuerdo con el borrador de los Presupuestos Generales del Estado y el recorte que se sigue produciendo en materia de Educación si estos llegaran a aprobarse.

Por su parte, Marín manifestó que el borrador contempla un aumento respecto al pasado año y emplazó a que las comunidades autónomas, que son las que más porcentaje manejan en Educación, se comprometan igualmente a aumentar la inversión en la educación.

Además, los representantes de CEAPA, con la presidenta, Leticia Cardenal al frente, expusieron su preocupación sobre el estado actual de la subcomisión sobre el Pacto Educativo, dada la salida de algunos partidos políticos. Por eso se preguntan cómo afectará, entre otras cosas, al real decreto de reválidas paralizado al inicio de los trabajos de la subcomisión. Marín afirmó al respecto que se mantendrá el criterio establecido para este año, garantizando que desde el Ministerio se pondrá todo de su parte para encauzar la situación de la subcomisión.

Los representantes de CEAPA solicitaron también al Secretario de Estado de Educación y al Director General de Evaluación y Cooperación Territorial, Marco Aurelio Rando, que intervengan en la situación actual de los centros educativos de Melilla, ayudando para que desde el Ministerio se tenga en cuenta a los representantes de la Federacion de Madres y Padres de Alumnos de la ciudad autónoma.

Otros puntos tratados y en los que los representantes del Ministerio de Educación se comprometieron a trabajar conjuntamente con la Confederación fueron las becas, la participación real de las familias en la educación en los centros, los Consejos Escolares en Ceuta y en Melilla, EBAU, el observatorio de la convivencia o la LOMCE.

https://www.ceapa.es/content/ceapa-tras-dos-a%C3%B1os-sin-reuniones-con-representantes-del-ministerio-de-educaci%C3%B3n-traslada-al

FAMPA-València defensa l’escola pública en l’arranjament escolar

Les AMPA de l’escola pública consideren un avanç la proposta de planificació escolar però demanen que no s’elimine cap unitat en l’escola pública.

La federació de pares i mares d’alumnat (FAMPA-València) valora com un avanç la planificació escolar per al pròxim curs feta pública per la Conselleria d’Educació amb la creació de 341 unitats en els centres públics. “El camí de tornar-li la dignitat a l’escola pública s’ha iniciat després de tants anys de retallades però és necessari deixar de pensar en els números i atendre a la qualitat de l’ensenyament en cada aula, per això demanem que no s’elimine cap unitat a la pública”, explica Màrius Fullana, president de FAMPA-València.

FAMPA-València manifesta la seua queixa davant el procediment de com s’ha comunicat este any l’arranjament escolar, primer als Ajuntaments on s’establia un termini d’al·legacions que no coincideix amb el que s’ha establit una vegada la proposta ha arribat als centres educatius, sindicats i AMPA. “Això ha suposat malestar en les nostres AMPA que a més no es troben als centres a hores d’ara per a preparar les al·legacions, mala praxis la de publicar normativa en plenes vacances escolars”, subratlla Fullana.

Per a la federació d’AMPA cal donar un pas més en revertir la situació i convertir l’escola pública en eix vertebrador de l’ensenyament perquè esta és l’única que garanteix la igualtat d’oportunitats, “FAMPA València apostem per la desaparició de l’escola concertada, en aquest sentit la Conselleria no ha d’autoritzar noves aules concertades si hi ha vacants en la pública, la nostra reivindicació i la de l’administració pública ha de ser eixa, invertir en l’escola pública”, conclou Fullana.

http://www.fampa-valencia.org/fampa-valencia-defensa-lescola-publica-larranjament-escolar/