El Gobierno elimina de su reforma educativa que Filosofía vuelva a estudiarse en la ESO pese a pactarlo el Congreso

El anteproyecto de reforma de la LOMCE del Ministerio de Educación no incluye el ciclo completo de Filosofía entre 4º de la ESO y 2º de Bachillerato que pactaron todos los partidos

Según está redactado el texto ahora, un alumno/a podría concluir la educación obligatoria sin haber cursado una sola materia de corte filosófico, denuncia la Red Española de Filosofía

El Gobierno incluirá Educación en valores cívicos en la ESO, pero asimilar esa materia a una filosófica “muestra una confusión impropia de educadores de alto nivel”, según esta organización

El Gobierno no tiene contemplado cumplir el acuerdo para recuperar un ciclo de Filosofía en la ESO y Bachillerato. No lo hará según la redacción actual del anteproyecto para la reforma de la LOMCE que ha preparado el Ministerio de Educación, como denuncian desde La Red Española de Filosofía (REF), y pese a que se anunció. Educación no ha contestado a eldiario.es pese a que se ha intentado obtener una explicación desde hace varios días ni tampoco aclara si prevé hacer algún cambio que incluya la propuesta o no.

Por un lado los alumnos podrán concluir la ESO —la etapa obligatoria— sin dar una sola asignatura de Filosofía o Ética. Habrá una de Valores cívicos “en 3º ó 4º”, según explicó la ministra, pero eso no es Filosofía, advierte la REF. Incluso se ha suprimido la optativa llamada Filosofía, de 4º de la ESO.

La Filosofía como tal queda en dos asignaturas obligatorias en 1º y 2º de Bachillerato. Además, o como causa del anterior, el Gobierno incumplirá el pacto por lo que Ángel Vallejo, portavoz de la REF, define como “una confusión impropia de educadores de alto nivel, al asimilar la ciudadanía (la asignatura de Valores que se impartirá) con la ética (que no se impartirá en la ESO)”.

La REF, una organización que coordina a la comunidad filosófica española en su conjunto, se muestra muy decepcionada con el Gobierno y le acusa de “manipular a los docentes, engañar a la ciudadanía e incumplir el acuerdo al que había llegado todo el Congreso para recuperar la asignatura“.

“El Gobierno ha vendido un relato que no es real. Dijeron que habían blindado la Filosofía tras la propuesta de Podemos que el Congreso aprobó por unanimidad, pero no es así. Solo pedimos un ciclo de tres cursos, 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato. Y aún así será menos que lo que hemos tenido nunca. Con respecto a la Filosofía, esta asignatura está peor que con la Lomce. Y no nos gusta nada la Lomce”, valora Vallejo.

Desde Podemos, impulsor original del acuerdo para recuperar la materia, van a comunicar al Gobierno que no está cumpliendo el pacto alcanzado. “El Gobierno cumple a medias con lo que fue un buen reclamo por parte del Congreso y tuvo una muy buena acogida por parte de la sociedad”, valora Javier Sánchez Serna, portavoz en la Comisión de Educación. “Elimina la ética de 4º de la ESO. Es verdad que incorpora una asignatura con un título similar, pero no es propiamente filosófica. De hecho, no va a estar adscrita a los departamentos de Filosofía. Tienen que restaurar de forma completa el ciclo de estudios de Filosofía”, añade.

Por otro lado, se perderán cerca del 30% de las plazas de profesor de Filosofía como consecuencia de suprimir la asignatura alternativa a Religión, que era Valores Éticos.

Recuperar la filosofía sin apellidos

A mediados del pasado mes de octubre, Unidos Podemos propuso en el Congreso un acuerdo para recuperar una materia que la ley educativa del PP había cercenado en las clases con la Lomce. Se introdujeron un par de enmiendas y todos los grupos la aprobaron por unanimidad.

Al día siguiente, el Ministerio de Educación anunció que hacía suyo el acuerdo e incorporaría lo que en él se había pactado en la reforma de la Lomce que estaba preparando. La nota de Educación se centraba en que se recuperaría Filosofía como asignatura obligatoria en 2º de Bachillerato (esto es cierto), pero  también afirmaba que “el Gobierno acepta así la petición, aprobada ayer por unanimidad, de todos los grupos parlamentarios representados en la Comisión de Educación y FP del Congreso de los Diputados”.

Y la petición acordada obligaba al Gobierno (en el momento en el que anunció que lo asumía) a “incluir (…) un ciclo formativo en Filosofía secuenciado durante los últimos tres cursos de la Secundaria, de forma análoga a lo que sucede en otras materias”. El texto añadía que “el nuevo currículum de 4º de la ESO incorporará la asignatura de Ética como materia común y obligatoria” y “se reorganizará el currículo de Bachillerato para establecer Filosofía y la Historia de la Filosofía como materias comunes y obligatorias del 1º y 2º [curso] de Bachillerato”.

Un ciclo es la manera habitual de organizar una asignatura en Educación a lo largo de varios cursos. Podría definirse como un conjunto coherente de asignaturas ordenadas académica y cronológicamente, de manera que se asegure que se imparte toda la materia relevante según la edad del alumnado. Si no hay un cambio de última hora, ese ciclo no existirá.

El proyecto de reforma de la LOMCE que la ministra, Isabel Celaá, ha presentado a la comunidad educativa y a los grupos políticos recoge que “en algún curso” de la ESO todos los alumnos cursarán la materia de Educación en valores cívicos y éticos. La Filosofía como asignatura obligatoria queda para 1º y 2º de Bachillerato, tal y como expresó en su última comparecencia la ministra: “Habrá una asignatura de Valores en 3º ó 4º”, dijo.

El problema es de concepto, y para los filósofos es un error. El Gobierno equipara Educación en valores cívicos y éticos a una asignatura de Ética, cuando no lo es, según los expertos de la materia. Y sin asignatura de Ética o Filosofía en 4º de la ESO no hay ciclo. No hay ciclo y, además, la etapa obligatoria concluirá para los alumnos sin haber visto una sola asignatura de la materia.

“Esto muestra una confusión impropia de educadores de alto nivel, al asimilar por un lado la ética con la ciudadanía, creyendo que la formación moral que exige la Constitución y el sentido crítico que exigen las leyes educativas está garantizado con una asignatura de valores cívicos”, explica Vallejo. En otras palabras, la asignatura de valores cívicos explica el qué (hay que respetar tales valores), pero no entra en el cómo (el análisis e interpretación crítica de estos valores: por qué defendemos unos y no otros).

Y este enfoque es lo que luego permite a los políticos “instrumentalizar” la Filosofía, explican desde la REF.

“Cuando Zapatero implementó la LOE, ciudadanizó la filosofía”, expone Vallejo. “Entonces, se produjo una reacción de los sectores más conservadores contra las asignaturas de nuestro departamento. El resultado es que cuando el PP llegó al poder laminó absolutamente la filosofía. La ironía es que nosotros nunca quisimos ser ciudadanizados”, argumenta.

Y por si alguien tiene dudas respecto al hecho de que la materia Educación en valores cívicos no es filosofía, añaden desde la REF, solo hay que ver que la materia será impartida a medias con los profesores de Historia. “No puede ser Filosofía siendo así”, razona Vallejo.

“Es como las tablas de multiplicar a las matemáticas”

“No nos negamos a enseñar Ciudadanía, e incluso pensamos que es importante, pero compararla con la filosofía es como comparar las tablas de multiplicar con las matemáticas. Son necesarias e importantes, pero se memorizan para con ellas hacer operaciones matemáticas. Ni siquiera son lo más importante dentro de la 

disciplina: el razonamiento matemático lo es”, cierra.

Por otro lado, la REF lamenta que con la pérdida de la asignatura de Valores Éticos, que era la sustituta de Religión y por tanto cursaban el 40% de los alumnos en todos los cursos de la ESO. “Desaparecen Valores Éticos, desaparecen las optativas de 4º de la ESO… vamos a perder aproximadamente un 33% de las plazas de profesorado, es un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) en toda regla”, denuncia la REF.

Los profesores de Filosofía se muestran cansados: “Los Gobiernos instrumentalizan siempre nuestras asignaturas porque tienen un carga moral, una sutil carga interpretativa y porque somos un colectivo funcionarial débil. Somos conscientes de que victimizar la Filosofía cansa. Estamos cansados de cansar a la ciudadanía y no queremos insistir. Solo queremos dar clase en paz, formar al alumnado, prevenirlo contra sofismas, darles armas racionales para enfrentar la realidad económica, científica, política, ideológica, etc. Si al final se deja solo la Filosofía en Bachillerato, el alumnado que no curse esta etapa postobligatoria ignorará absolutamente todo sobre una de las disciplinas fundamentales de la cultura occidental”, reflexiona Vallejo.

https://www.eldiario.es/sociedad/Red-Espanola-Filosofia-Gobierno-incumplir_0_840616359.html

Diez mujeres clave de la historia de la filosofía (que tal vez no conozcas)

“Las mujeres tenemos todavía mucho que pensar y dar que pensar para salir del lugar de lo no-pensado”, dice Celia Amorós. Ella y otras nueve hicieron historia, aunque algunos libros las hayan olvidado. 

¿Quién escribió la Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana? ¿Cómo se plantó cara al mismísmo Rousseau y a su misoginia manifiesta? ¿De qué mujer dijo Freud que tenía una “peligrosa inteligencia”? Si no se habla de ellas, no existen. Solo salen en las conversaciones o en los libros de historia en el caso de que sean esposas de un hombre de reconocido prestigio o si algún erudito o artista las utiliza de musas para pergeñar su obra creativa. “La historia se escribe dando prioridad al hombre”, lanza la escritora Laura Freixas. Pero sin ellas, el relato queda incompleto. Aquí diez nombres, que podrían ser muchos más, de algunas mujeres imprescindibles para entender el pensamiento filosófico que ha llegado hasta hoy.

Hiparquía (360-280 a. C)

Trescientos años antes de que naciera Cristo, una tal Hiparquía de Maronea militaba en la peculiar escuela cínica fundada por el griego Antístenes, donde también encontró una forma de vida el famoso Diógenes. Los cínicos despreciaban las riquezas y preocupaciones materiales porque consideraban que las personas que menos necesitan son las más felices, y las más libres. Luego Diógenes, por ser uno de los más extremos en esto de privarse de las necesidades materiales y culpabilizarlas de la infelicidad humana, dio nombre a un conocido síndrome por el cual acumulas enseres innecesarios que no te cabrán en la tumba.

La presencia de Hiparquía en los círculos filosóficos de la Grecia clásica no gustaba, aunque ella ni se inmutaba
Hiparquía supo despojarse de todo. Menos de la paciencia. Tuvo que aguantar mofas de gente como Teodoro el Ateo, que le reprochaba por qué no se dedicaba a las tareas domésticas que le habían sido encomendadas por tener los genitales que tenía. Ella, como respuesta, le retaba: “¿Crees que he hecho mal en consagrar al estudio el tiempo que, por mi sexo, debería haber perdido como tejedora?”. Teodoro, como no supo qué responder, optó por quitarle el vestido.

Cuentan que Hiparquía ni se inmutó. Así se fue ganando una más que merecida fama de libertina y feminista, además de la de filósofa, puesto que fue autora de tres libros y conseguía colarse en las reuniones y banquetes que organizaban los filósofos coetáneos del siglo IV, aunque más de uno no viera con buenos ojos su presencia. Cuando murió, sus colegas cínicos hicieron una fiesta en su honor, en el pórtico dorado de Atenas, y declararon ese día el Kynogamia, o día de la incorporación de la mujer al mundo la filosofía cínica.

Olympe de Gouges (1748- 1793)

Hubo muchas más en la época clásica. Aspasia de Mileto, la sacerdotisa Diotima de Mantinea o Hipatia, que tiene hasta una película. Mil y pico años después, seguía en tablas la lucha contra la invisibilidad forzada a la que fue sometida la mitad de la población. Un ocultamiento salvaje tras las cortinas y los fuegos del hogar auspiciado por las sagradas escrituras del primer libro de la biblia, en el que una tal Eva llevó por el mal camino al primer hombre que habitó la tierra. Ella tuvo la culpa de que la humanidad, hoy en día, no habite el ansiado paraíso terrenal.

.

Olympe de Gouges

En muchos libros de historia se “olvidan” de contar, por ejemplo, que la declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789 solo hablaba justamente de eso, del hombre y del ciudadano. A ninguno -varones todos, claro- se le ocurrió pensar que las mujeres fueran dignas de ser reconocidas con ese elevado estatus, cuando su papel era la subordinación. Al padre, al marido, al hombre que más cerca les pillara. Pero que no aparezca en la historia que cuentan no quiere decir que no existan. Y sí, menos mal que llegó Olympe de Gouges, pseudónimo de Marie Gouze, dos años después, a incluir a la mitad olvidada de la población en la declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana.

“Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta”. Así empezaba este documento fundamental de la Revolución Francesa que redactó De Gouges. Un texto que, unido a su simpatía por los Girondinos, la auparía a la guillotina. Ella, en vida, luchó contra el racismo, la esclavitud, por la instauración del divorcio y contra la perpetuación en la historia del androcentrismo en el que se ha basado la historia del pensamiento occidental, según la cual al varón se le ha identificado desde siempre con el ser humano neutral, y viceversa.

Para algunas filósofas contemporáneas como la profesora Ana de Miguel, aunque el androcentrismo no habla de la inferioridad femenina, sí contribuye a invisibilizar y excluir a las mujeres. Decía Olympe de Gouges, con sorna, que el derecho penal era el único punto igualitario en aquella época: la guillotina no discriminaba por razón de sexo.

Sophie de Grouchy (1764-1822)

Una que tuvo más suerte fue Sophie de Grouchy, una intelectual del siglo XVIII que asistía a escondidas a las clases que recibía su hermano pequeño. Así aprendió a hablar varias lenguas y publicó traducciones de obras de Adam Smith, además de textos propios. Gracias a su matrimonio con Nicolas de Condorcet, veinte años mayor que ella, organizó tertulias filosóficas que reunieron a los grandes eruditos de la época, desde D’Alembert al propio Adam Smith, a Thomas Jefferson o incluso a la misma Olympe de Gouges.

Concha Roldán: “Como tenían vedado el acceso a la vida pública, llevaban la vida pública a su casa y organizaban charlas en sus salones”

“Como tenían vedado el acceso a la vida pública, llevaban la vida pública a su casa y organizaban charlas en sus salones”, explicaConcha Roldán, directora del institut de Filosofía del CSIC. Cuentan que al calor de esas conversaciones se forjó el movimiento girondino, en el que militaba Olympe de Gouges, y que se correspondería con una de las primeras tesis revolucionarias preocupadas por incluir en la lucha los derechos de las mujeres.

Harriet Taylor Mill (1807-1858)

Junto al marqués de Condorcet, John Stuart Mill fue “de los pocos varones de su época sensibles a la lucha de las mujeres”, recoge Roldán. Esa sensibilidad feminista les llega gracias a las mujeres con las que se casaron. A Sophie de Grouchy, convertida en Sophie de Condorcet cuando apenas tenía 22 años, le benefició en muchos aspectos su matrimonio con el marqués. Algo similar le pasó a Harriet Taylor Mill, una filósofa inglesa que tuvo algo inaudito en la época junto al afamado economista John Stuart Mill: un matrimono entre iguales, en una época en la que casarse suponía a la mujer una nueva forma de esclavitud y sometimiento. “La mujer era lo pactado en el contrato del matrimonio”, sostiene Roldán.

Harriet Taylor-Mill

Harriet Taylor-Mill

Entre los libros publicados por Harriet destaca La emancipación de las mujeres, además de varios artículos que escribió junto a su marido y que fueron publicados en prensa bajo el nombre de él. Como subraya Ana de Miguel, el libro más famoso de Stuart-Mill, El sometimiento de las mujeres, no podría haberse escrito sin la influencia de su mujer, quien le contagió sus ideas revolucionarias y su pelea por la igualdad real entre el hombre y mujer en la educación o en el matrimonio. Incluso ante la ley, ya que John se atrevió a lanzar consignas feministas -ante las mofas de sus similares- desde el asiento de la Cámara de los Comunes que ocupaba. 

Mary Wollstonecraft (1759-1797)

Apenas tenía 38 años cuando murió Mary Wollstonecraft. Fruto de su matrimonio con el filósofo William Godwin, uno de los precursores del movimiento anarquista, nació otra gran mujer: Mary Shelley, autora de Frankenstein. De alguna forma, la filósofa y escritora inglesa reactualizó la brecha abierta por Olympe de Gouges y escribió Vindicación de los derechos de la mujer en 1792 para desacreditar la extendida creencia de la época -de las que algunos todavía osan hacer gala– de que las mujeres eran, por naturaleza, inferiores a los hombres. Promovió una educación igualitaria para ambos sexos y plantó cara al mismísimo Rousseau, conocido por predicar en su obra Emilio -considerada cumbre de la educación- que a las mujeres solo se las debía enseñar a “hacerles grata y suave la vida [a los hombres]”. Esa era, según el creador del contrato social, la misión de las mujeres en la vida.

Wollstonecraft usa los mismos argumentos de los pensadores del momento, basados en la racionalidad, para reivindicar que las esposas deberían ser las compañeras racionales de sus maridos. Y les echa en cara que si las mujeres son estúpidas y superficiales se debe precisamente a lo que se les ha enseñado y no a una especie de deficiencia innata ligada al aparato reproductor femenino.

Alexandra Kollontai (1872-1952)

“Aquí hablamos también del privilegio de clase porque solo las mujeres acomodadas podían tener acceso a la filosofía y a los estudios”, recuerda Concha Roldán. Con el acceso a la educación vetado, tuvieron que buscarse la vida para formarse, bien acudiendo a los tutores que aleccionaban a sus hermanos -como hizo Sophie de Grouchy- o explorando por ellas mismas las bibliotecas de sus maridos. Es lo que Roldán llama “el saber robado” en esa generación primigenia de mujeres que luchaban por el feminismo antes de que se inventara el concepto.

Alexandra Kollontai.

Alexandra Kollontai.

Con mujeres como la rusa Alexandra Kollontai, las trabajadoras de las fábricas entraron en la lucha feminista. “El propio Marx tiene origen burgés”, recuerda Roldán. Kollontai era hija de un militar ruso y tuvo que pelearse con su madre para poder conseguir un instructor que le ayudara con su formación.

Se ganó a pulso la fama de mujer moderna por tratar sin tapujos la liberación sexual femenina en dos de sus obras: La Nueva Mujer y El Amor en la Sociedad Comunista. Esa “mujer nueva” nunca más debería ser un complemento de su esposo ni una propiedad más asignada por obra y gracia del santo matrimonio.  Kollontai también habló del placer carnal de las mujeres en el ámbito de las relaciones sexuales y sacó los colores al género masculino al que acusó de no tener ni idea del universo de la sexualidad femenina. También se opuso con firmeza a la prostitución por considerarlo una explotación de clase y también de género.

Flora Tristán (1803-1844)

Una de las grandes fundadoras del feminismo moderno fue primero una mujer maltratada por su marido. Flora Tristan, viajera por necesidad -tuvo que huir de los malos tratos del hombre con el que se casó y tuvo tres hijos-, fue la creadora de la consigna Proletarios del mundo, uníos, y luchó por feminizar la izquierda. Quiso dejar claro al movimiento obrero que la emancipación de los trabajadores debía ir unida a la emancipación de la mujer de forma indisoluble. Fue la primera vez que una mujer habló de socialismo y de la lucha proletaria (y se la escuchó).

Flora Tristan

Flora Tristan

Aunque Flora nació en una familia acomodada, la repentina muerte de su padre le obligó a ponerse a trabajar muy joven en un taller de litografia. Con 17 años se casó con el dueño de la fábrica por una cuestión de supervivencia, decisión que marcaría su vida. Le costó doce años de lucha y un intento de asesinato por parte  de su marido hacerse con la custodia de sus hijos. Una de sus hijas, Aline, será la futura madre del pintor Paul Gaugin.

Flora no dudó en disfrazarse de hombre para entrar en la cámara de los lores y protestar ante el ninguneo del poder hacia la voluntad obrera, una clase donde siempre militó y a la que observó y acompañó en sus múltiples viajes, entre países y también entre las distintas corrientes de las feministas precursoras a sus años.

Con ella nació el feminismo marxista aunque tuvo que parirlo a golpes contra la eterna minoría de edad en la que vivía la mujer en la época de Napoleón. Arequipa, Londres, París… sus libros de viajes radiografían a los parias de cada ciudad: “Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescriptibles del ser mujer”. 

Lou Andreas-Salomé (1861-1937)

Lou Andreas-Salomé

Lou Andreas-Salomé

Un desafío para la época. Así describen a la escritora rusa Lou Andreas-Salomé, una de las primeras mujeres que entró en la universidad de Zurich, en Suiza. Fue admirada por Nietzsche, Paul Rée y Rilke. Freud dijo de ella que era una mujer “de peligrosa inteligencia”. Precisamente, desde que conoció en 1911 al fundador del psicoanálisis, se interesó por esta rama de la psicología y consiguió ser una de las pocas aceptadas en el círculo psicoanalítico de Viena.

Freud, conocido por asociar la realización del concepto de la feminidad con el matrimonio  dijo de ella que “con asombro, todas las debilidades femeninas y quizá la mayoría de las debilidades humanas le eran ajenas, o las había vencido en el curso de su vida”. La Gestapo esperó a su muerte para quemar la biblioteca de una mujer liberada que fascinó por sus textos sobre erotismo anal publicados en 1916.

Kate Millet (1934)

Kate Millet

Kate Millet

Cuando se habla de feminismo radical se piensa en la norteamericana Kate Millet, que escribe libros, dirige películas y hace esculturas, tareas que compagina con el activismo feminista. “Sean cuales sean las diferencias sexuales reales, no las conoceremos hasta que ambos sexos sean tratados con paridad”, escribió en Política sexual, su obra cumbre.

Además, Millet plantó cara a intocables intelectuales de nuestros libros de historia como el propio Freud, a quien afeó que tratara de convencernos “de que la mujer es incapaz de superar el bajo nivel cultural que le ha asignado la naturaleza”. De Lolita, la novela de Nabokov, dijo que era “un canto al rapto, a la violación y a la coacción física, además de un análisis de la terrible pasión de un alma perdidamente enamorada que ha seguido al pie de la letra el mito patriarcal de la esposa-niña”.

Celia Amorós (1944)

Celia Amorós

La madre del llamado “feminismo de la igualdad” y maestra de todas las que vendrán después, incluida la propia Concha Roldán: Ana de Miguel, Amelia Valcárcel, Rosa Cobo, Alicia H. Puleo, Adela Cortina… Celia Amorós puso el foco de la perspectiva de género en el estudio de la filosofía y evidenció los sesgos androcéntricos que hacían invisibles a la mitad de la sociedad.

Amorós lanza el rugido de la mirada feminista sobre el universo simbólico de Sören Kierkegaard y su reelaboración de la misoginia romántica o también sobre Salomón, que quizá no fuera tan sabio como nos contaron. De hecho, su herencia, todavía vigente en nuestros días, se basa en esos pactos masculinos que otorgan la carne a la mujer y el logos al hombre. Quien parte y reparte, ya se sabe. Y ante esto, ¿qué? “Las mujeres tenemos todavía mucho que pensar y dar que pensar para salir del lugar de lo no-pensado”, dispara Amorós.

La Gonzalo Anaya apoya la educación “totalmente laica” en la escuela pública y eliminar símbolos religiosos en aulas

La Confederación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos Gonzalo Anaya ha valorado este lunes la decisión de la ministra de Educación, Isabel Celaá, de derogar el artículo de la LOMCE que le daba a la asignatura de religión valor académico y ha mostrado su apoyo a una educación “totalmente laica” en la escuela pública y a eliminar los símbolos religiosos en las aulas.

La Confederación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos Gonzalo Anaya ha valorado este lunes la decisión de la ministra de Educación, Isabel Celaá, de derogar el artículo de la LOMCE que le daba a la asignatura de religión valor académico y ha mostrado su apoyo a una educación “totalmente laica” en la escuela pública y a eliminar los símbolos religiosos en las aulas.

“Para nosotros es un paso adelante importante porque consideramos que los centros educativos no son espacios religiosos. Las Iglesias, las mezquitas, las sinagogas, son lugares de rezo destinados expresamente a esa faceta personal, pero no deben serlo los centros educativos y sobre todo los colegios públicos de un estado que se considera aconfesional”, ha apuntado en un comunicado el presidente de la Confederación, Txomin Angós.

Las madres y los padres de la Gonzalo Anaya apuestan por una escuela laica “en la que no sólo la religión esté fuera del currículum, sino que los centros educativos estén libres también de símbolos o indicativos religiosos en sus aulas, en las salas, en las instalaciones en general”.

La Gonzalo Anaya también defiende estos valores en casos como los de los colegios de la provincia de Castellón en los que impartirán clases de religión islámica a partir del curso que viene. “Si estamos en un estado aconfesional y el apoyo mayoritario con el que cuentan los gobiernos autonómico y estatal apuesta por una escuela totalmente laica, no entendemos cómo es posible que se siga planteando la enseñanza de las religiones en el sistema educativo”, ha argumentado, y se ha preguntado si no se estaría con ello “apoyando el adoctrinamiento en la esfera pública”.

Por otra parte, la entidad valora que asignaturas como valores cívicos y éticos sean obligatorias en el currículum escolar porque “centran su contenido en la convivencia y el respeto entre las personas y consideramos que su aprendizaje contribuye a fomentar valores democráticos y de igualdad, y de defensa de los derechos humanos”.

“Pensamos que la línea a seguir es derogar la LOMCE que, entre otras cuestiones, deja libre la vía para la introducción de las religiones en el currículum, revertir los recortes y generar las condiciones para crear una nueva ley que cuente con la participación real de la comunidad educativa y de todos los agentes sociales”, ha recalcado la Gonzalo Anaya.

CONCERTADA

Asimismo, plantea la construcción de un nuevo sistema público “que no necesite de la concertación, que genera también la introducción de una enseñanza de carácter confesional”. En este punto, reclama la derogación “de todas las leyes educativas anteriores vigentes desde el año 1985 que permiten la expansión de la concertación así como el Concordato”.

De igual modo, la noticia de que la asignatura de Filosofía volviera a ser obligatoria en Bachiller también es una reivindicación de los padres y madres de la escuela pública “porque estas materias, tanto Filosofía como valores cívicos fomentan el pensamiento libre y crítico de nuestros hijos e hijas, muy importante para que se conviertan en personas que se planteen y trabajen para conseguir una sociedad mejor”, ha manifestado Txomin Angós.

https://www.lavanguardia.com/local/valencia/20180716/45935423259/la-gonzalo-anaya-apoya-la-educacion-totalmente-laica-en-la-escuela-publica-y-eliminar-simbolos-religiosos-en-aulas.html

Coincidimos con el colectivo de profesores de filosofía en pedir que en secundaria la asignatura de valores éticos no se reduzca a una hora a la semana

Las familias de la escuela pública coincidimos con el colectivo de profesores de filosofía en pedir que en secundaria la asignatura de valores éticos no se reduzca a una hora a la semana, ya que está frecuencia no es la adecuada para la asimilación de contenidos y para el óptimo funcionamiento del profesorado.

Queremos que valores éticos aparezca en el currículo segregada de religión para que todos los alumnos de secundaria reciban al menos una asignatura que fomente el pensamiento y el análisis crítico. En este sentido, y coincidiendo también con el colectivo de docentes de filosofía, consideramos que es importante que haya al menos una asignatura obligatoria en secundaria, valores éticos, o la desaparecida Educación para la Ciudadanía, que fomente el pensamiento y el análisis crítico entre los estudiantes.

En nuestro objetivo de reivindicar una educación totalmente laica, manifestamos nuestro desacuerdo en que el borrador del currículo de bachiller incluya para el próximo curso 3 horas de religión a la semana, cuando hasta ahora se impartían 2 horas a la semana. Apostamos por un currículo de bachiller sin la asignatura de religión, máxime cuando esta asignatura es puntuable para calcular la media de la nota de bachiller del alumno o alumna.

Uno de los puntos favorables que queremos destacar en este borrador es el referido al incremento de horas de refuerzo en educación secundaria obligatoria. Por primera vez, se oferta como optativa a lo largo de todos los cursos, talleres de refuerzo para los alumnos que lo necesitan. Para las familias este cambio en el currículo supone un paso hacia adelante en la mejora de la calidad educativa, como lo es también el haber destinado una hora más a la semana al aprendizaje de la primera lengua extranjera, que pasa de tener 3 horas a 4 horas semanales, siendo una de ellas para la competencia comunicativa oral.

Además, de las enmiendas indicadas, valoramos positivamente que el borrador del currículo para secundaria y bachillerato sea tan amplio y específico, pero a la vez, para que los alumnos y alumnas puedan elegir de un modo real la opción que mejor se ajuste a su itinerario curricular, pedimos a Conselleria que destine más recursos a los centros educativos.

Confederación Gonzalo Anaya

http://www.gonzaloanaya.com/es/2018/01/15/volem-mes-assignatures-que-fomenten-pensament-critic-secundaria-batxiller/

Sócrates, castigado de cara a la pared por la reválida

El profesorado de Filosofía defiende los «valores instrumentales» que aporta al desarrollo de los jóvenes esta asignatura frente a la marginación de la misma en las sucesivas reformas educativas

Valencia vivió el pasado 7 de octubre la primera manifestación espontánea en toda España contra las reválidas de ESO y Bachillerato de este curso. vicent m. Pastor

El despropósito de la nueva reválida del Bachillerato Lomce, en la que miles de estudiantes valencianos se examinarán de Filosofía un año después de haber estudiado esta asignatura, llega tras un cuarto de siglo de reformas y contrarreformas educativas en las que tanto PSOE como PP han ido marginando cada vez más a la «madre de todas las ciencias».

¿Quién teme a la filosofía? ¿Qué pánico despierta en nuestros gobernantes, no sólo en Madrid sino también en el Palau de la Generalitat, para que en las cuatro reformas y contrarreformas educativas que se han lanzado tanto el PSOE como el PP en los últimos 25 años la madre de todos los saberes tenga un papel cada vez más marginal en el Bachillerato? La respuesta que ofrece el director del departamento de Filosofía de la Facultat de Filosofia i Ciències de la Educació de la Universitat de València (UV), el catedrático Vicente Sanfélix, es en sí un lamento: «La educación en España ha sido una guerra constante entre el PP y el PSOE, y en esa contienda los filósofos hemos tenido la mala suerte de que la Filosofía haya sido el frente de batalla al identificarla como una asignatura ideológicamente cargada».

«El PP -prosigue- siempre ha visto la Filosofía como la correa de transmisión de los valores del PSOE, mientras este último partido ya desde los tiempos de Julián Besteiro es eminentemente positivista y por tanto refractario a la filosofía, cuando no hostil, al anteponer por delante de la misma a todas las ciencias sean del tipo que sean».

«No hay que olvidar que el gran hachazo a la enseñanza de la Filosofía se lo dio la Logse socialista», la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (1990) del tercer gobierno de Felipe González, apunta Juan Armenteros, profesor de esta asignatura en el Instituto público de Educación Secundaria (IES) El Saler de Valencia que lleva 30 años impartiendo esta asignatura.

Sanfélix califica de «socrático» el maltrato al que se está sometiendo la filosofía en Bachillerato al recordar que Sócrates, el padre de la Filosofía, «fue perseguido por los tiranos pero condenado a muerte por los demócratas». «Los filósofos somos incómodos para los políticos», apunta Agustín Zaragozá, profesor de Filosofía del IES Sanchis Guarner de Silla.

Rampante «deinde philosophari»

Sanfélix, Armenteros y Zaragozá encabezan la revuelta de los filósofos valencianos contra este deinde philosophari rampante que, de momento, se ha plasmado en una carta al conseller de Educación, Vicent Marzà, que en apenas 10 días han suscrito más de 150 profesores de Filosofía de Secundaria de toda la Comunitat, así como de este grado que imparte la UV y de los grados de Humanidades de la Universidad de Alicante (UA) y de la Jaume I (UJI) de Castelló.

La misiva rechaza el despropósito de que en la reválida del Bachillerato de la Ley Orgánica de Mejora de la Educación (Lomce) del PP, que se estrenará el próximo junio, miles de estudiantes valencianos se examinarán de Filosofía tras un año entero sin estudiarla. Una crítica que hacen extensible también a la Conselleria del Educación del tándem Compromís-PSPV por no haber impedido dicho sinsentido convirtiendo la optativa de Historia de la Filosofía de 2º de Bachillerato en una troncal obligatoria, como sí han hecho la mayoría de autonomías contrarias a la ley Wert.

Este manifiesto en defensa de la Filosofía, aparte del profesorado de la materia, también ha suscitado la adhesión de más de 400 docentes de otras asignaturas e incluso el respaldo en bloque de todo el claustro de tres IES.

Sanfélix reivindica que la Filosofía vuelva a tener un papel protagonista en Secundaria con una cita del Fausto de Goethe: Lo que tus padres te dejaron en herencia, hazlo ganancia propia que puedas poseer. «La herencia de nuestros antepasados es la cultura, y educar es apropiarse de dicho legado, en el que la filosofía es una parte fundamental». «Tan importante es Homero como Platón, Shakespeare como Locke», subraya.

Valores instrumentales

Estos tres docentes defienden los «valores instrumentales» que aporta la filosofía al «aprender a aprender» que debe ser la educación. «Mejora la capacidad de lectura profunda, así como la capacidad de argumentación al trabajar cuestiones conceptualmente abstractas y complejas, lo que permite desmontar los argumentos falaces», dice Armenteros. Zaragozá añade que «aumenta la inteligencia individual y colectiva» y ayuda a luchar «contra los prejuicios con que los alumnos vienen cargados de casa». Sanfélix matiza que «no se trata de negar los prejuicios, sino de sacarlos a la luz y reflexionar sobre ellos, pues esa es la esencia de la filosofía». Y aquí, incide el catedrático, «es donde está el problema, que vivimos en una sociedad donde la reflexividad no está al alza, ni siquiera en los políticos». «Reflexión equivale a sentido crítico», recalca Zaragozá.

Hay quien sostiene que la Lomce, gestada en plena crisis económica, relega la filosofía porque no la ve útil para mejorar la empleabilidad de los jóvenes. «Eso es una falacia», replica Armenteros: «Las destrezas que enseña la filosofía son muy útiles, hasta para el emprendimiento que se quiere potenciar, pues razonar bien para la praxis es importantísmo». Y todo esto, concluye Sanfélix, sin olvidar lo que aporta «al desarrollo humano».

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2016/10/23/socrates-castigado-cara-pared/1482992.html

ACOGUATE

La Coordinación de Acompañamiento Internacional en Guatemala

CEIP Pare Jofré, El Puig

Vos convidem i animem a participar activament!

AMPA PARE JOFRÉ

Vos convidem i animem a participar activament!